Karla SuarezNovela.
Editorial Comba, Barcelona, 2019.

Premio Carbet de la Caraïbe et du Tout-monde, 2012.
Gran Premio del Libro Insular, Francia, 2012.

Ediciones:
Portugal: Havana anno zero, Quetzal Editores. Lisboa, 2011.
Francia: La Havane année zéro, Édition Métailié, 2012.
Cuba: Habana, año cero, Ediciones Unión, 2016.
Japón: ハバナ零年, Editorial república, 2019.
España: Habana, año cero, Editorial Comba, 2019.

Leer: Primeras páginas de la novela Habana año cero.

Escuchar: Banda sonora de Habana año cero.

 

La crisis cubana durante el Periodo Especial es el marco de esta galardonada novela de Karla Suárez, en la que cobra relieve la memoria del inventor de origen italiano Antonio Meucci. Ante la falta de trabajo y de recursos, la narradora, Julia, inicia junto a su amigo Euclides la búsqueda del documento que pruebe la autoría de Meucci como inventor del teléfono. Y en Cuba. Otros personajes se sumarán a esta búsqueda, con ribetes tan pronto de misterio como de comedia de enredos, en una historia donde la existencia cubana transpira un aroma y vigor únicos. “Una fantasía tropical alegre y brillantemente contada” (Daniel Muraz); “Una historia apasionante, contada como un enigma matemático” (David Rousset); “La trayectoria narrativa de Karla Suárez es de evidente solidez” (Luis Alonso Girgado); “Una de las voces más auténticas, indagadoras, inquisitivas de su generación en Cuba” (Leonardo Padura).

Contada como un enigma matemático, donde los deseos convergen hacia un punto en común: encontrar el manuscrito y divergen en el uso que cada cual quiere hacer del él, esta historia pone en escena una sociedad desgastada donde todos se aferran a lo único que no cuesta miles de fatigas: sonreír, hacer el amor y soñar...

 

La prensa ha dicho:

Presentación de la novela en el programa Câmara Clara. Portugal.

Recomendado: « (…) El pretexto es una investigación sobre un italiano que ha inventado el teléfono en La Habana, antes que Graham Bell. Pero la novela, frondosa, densa, impresionante, va hacia la cruel pintura social de aquellos años, de la mano de la narradora, profesora de matemáticas. » (T.C. Le figaro littéraire)

« En este En nombre de la rosa con salsa cubana construido como un enigma matemático, Karla Suárez trasmite la energía de la sobrevivencia, el humor, las ganas de soñar y de hacer el amor, en la línea de una obra maestra nacida de las carencias y el desastre. » (Emmanuelle de Boysson, Marie Claire)

Recomendado: « Una verdadera lección de vida sobre el hecho de buscar lo mejor en cada situación, que lo peor no es eterno y que el día menos pensado todo se arregla, que la vida es una cuestión de elección como diría Julia de “punto de bifurcación”. Una vez más una pequeña joya y un muy buen momento de lectura » (Anne-Sophie, Librairie  Mis en page)

« Karla Suárez ofrece un retrato de una Habana sorprendente en aquellos años de hambruna, devastados por la desesperanza. Con personajes enigmáticos e hipótesis históricas, nos va dejando sin aliento  en esta investigación llena de intrigas. » (Betty Trouillet, Les incorruptibles, Carcasonne)

« Habana, año cero es la nueva novela de la escritora cubana Karla Suarez que firma con brío una historia tocante, contada como un enigma matemático en una ciudad desgastada donde cada uno intenta vivir. » (Qué tal Paris)

« Karla Suarez nos hace vivir el cotidiano de Julia, profesora de matemáticas quien, a lo largo de sus encuentros, lleva varias vidas paralelas, hasta que un día todo se rompe. Entonces corremos a la librería para descubrir cómo continúa la historia. » (Petit futé mag, Paris)

« La intriga original contada como un enigma matemático y el retrato apocalíptico de la Habana en 1993 son dos grandes atractivos de esta novela. » (Camille de Marcilly, La Libre  Belgique)

« De una escritura incisiva y sobria, Karla Suárez revela un país descompuesto por la crisis económica, donde, por supuesto, están todos esos cubanos que sueñan y luchan cotidianamente para tener una vida más soportable. » (Kassia G.-A, Le matindz, Algérie)

« Fascinante. Alrededor de este año donde todo faltaba en La habana luego de la caída soviética, la autora ha logrado crear unos personajes pintorescos y calurosos, verdaderos individuos del sistema R, o sea de « Resolver ». Quedamos fascinados con las relaciones humanas y con las maniobras de supervivencia necesarias en ese país de sol pero aislado. » (Montréal157, Canadá)